El jitomate que soñó ser salsa o… la degustación de la literatura infantil

por chilemexico

En la actualidad, hablar de literatura infantil  es un tema que salta a la palestra del debate. ¿Cuántos escritores mexicanos o chilenos que se dediquen a esta labor podemos identificar? Al pasar por las librerías especializadas en temática infantil encontramos adaptaciones de películas o series que los niños observan en la televisión. Se busca el “cuentito” de imágenes para que el niño pueda reconocer colores, formas o texturas en algunos de los casos. Hablamos de una escritura preconcebida  en donde el autor elabora una serie de estrategias para dejar en el niño un mensaje, una moraleja o un aprendizaje que deba replicarse. El mundo de los libros para niños queda relegado tras los costos que pueda implicar su producción, lo cual se traduce en poco material original. 

Ediciones Memoria de la Voz  ha tomado el reto de elaborar una colección dedicada al fomento de la lectura en los más pequeños. Reconocen que los lectores se forman desde chicos y dedican a esta “Voz pequeña” el portal de acceso a mundos fantásticos.  El primer libro con el que abren esta iniciativa en Guadalajara, Jalisco es El jitomate que soñó ser salsa, una entretenida historia que nos  sitúa desde las ensoñaciones del personaje principal  (un jitomate o tomate)  imaginando la travesía a emprender para llegar a ser salsa. El autor, Isidro Delgado Guerrero, nos da un revés cuando sabemos que el pobre jitomate no va a sufrir dicha calamidad pues es de cerámica, un ornamento en la cocina.

Isidro, no es un escritor para niños, tampoco es un cuentacuentos, él se ha dedicado a la poesía para adultos; sin embargo, esta primera incursión con El jitomate que soñó ser salsa lo ha hecho muy bien. La historia parece sencilla, como lo mencionó en una de las presentaciones Teresa Orozco –especialista en literatura infantil– pero tiene muchos elementos que ayudan al proceso cognitivo del infante, pues lo relaciona con los colores, las frutas, los estados de la materia (sólido y líquido) así como la nutrición; aunado a la fantasía en la que se desarrolla la trama.  Las ilustraciones realizadas por René Martínez Gutiérrez le entregan mucha vida a la historia elaborada por Delgado Guerrero, la antropomorfización de cada objeto y verdura involucrados ayuda tanto a pequeños como a grandes a situarnos en la historia. El libro puede contarnos “algo” desde las imágenes y “otro algo” desde la palabra.

Tuvimos la oportunidad de asistir a una de las presentaciones del libro en el Ex-Convento del Carmen acá en Guadalajara.  Afuera el ambiente dominical que prima por la zona, adentro la alegría por mirar cómo Isidro Delgado hacía vivo cada uno de los movimientos de la voz narrativa; pequeños y grandes compartimos durante unos minutos el entusiasmo por ser  uno más de los actores en esta particular anécdota. El autor se convertía, por breve tiempo, en un cuenta cuentos: http://www.youtube.com/watch?v=rfvNbuxY59c&feature=youtu.be

Al finalizar la participación de los presentadores, Lourdes Salmerón (editora de la colección) invitó a la concurrencia infantil a armar su propio jitomate y comenzar las nuevas aventuras de nuestro rojo personaje. En tanto, los mayores conversábamos con autor e ilustrador acerca del libro, algunos destacando la belleza de las imágenes, otros el bajo costo para un material tan original; no podía faltar el toque lúdico en la presentación, pues mientras charlábamos un recipiente con salsa mexicana (jitomate, cebolla y cilantro) circulaba entre los asistentes. Como lo diría mi esposo: “un buen libro que se disfruta con totopos”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Etiquetas:

3 comentarios to “El jitomate que soñó ser salsa o… la degustación de la literatura infantil”

  1. Es importante ver que se realizan publicaciones y actividades con la finalidad de acercar a los niños a la lectura, ciertamente es a quienes necesitamos llegar para que en el mundo del futuro la literatura siga teniendo un lugar importante para la humanidad,

    Felicidades y gracias por compartir dicho evento en este espacio.

  2. Me encantó este comentario sobre el libro y su presentaciones. Muy original la idea. El título ya intriga (por lo poco común) y dan ganas de leerlo, y las fotos, con esas cajitas de tomates y ademases…de verdad me encantaron! Qué bonito y bien planeado. Felicitaciones a Isidro Delgado Guerrero y a Ediciones Memoria de la Voz.

    • Como lo anotas Amanda, el título es curioso. En Jalisco la salsa es algo sumamente importante para la gastronomía típica de la región; de ahí que leer este libro para niños nos hace pensar en lo que significa para nuestra cultura un jitomate (o tomate).

      Es importante fomentar la lectura en los niños, de nosotros depende que ahora existan lectores para el mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: