Poemas por Ciudad Juárez / Berónica Palacios, Chapala

por chilemexico

Letanía

Por Ciudad Juárez

Hoy amanecí con tu nombre atravesado en mi garganta,

me nacieron alas para escribirte Ciudad olvidada de Dios.

A la sombra de un naranjo, las hojas dictan y el aire me traslada

al pasado que duele y se encona.

Una niña platica con la muñeca sin brazo al ras de la banqueta

mientras una cascada a muerte nubla

humana conciencia.

Emergen recuerdos en hilos de tiempo:

diminuto cuarto, un calentón,

sostener la respiración ante un aparato caja,

calles de tierra, dólares fáciles y un río de miedo.

Ciudad Juárez en mi memoria

Aún respiro la humedad y bravura de tu Río

escucho el chicotear de tules que adornan sus orillas,

y entre sueños,

vislumbro una sonrisa fantasma que me heredó inteligencia y apellido.

Fui una niña con sueños azules,

jugué con pedazos de juguetes, trompos y canicas que encontraba en la calle

del basurero recogí hilos y tejí sueños.

Nací de un óvulo joven y un esperma inteligente.

Disfrutaba la buena comida que veía en la tele

y soñaba con refinados gustos que simplemente, no existieron.

Me divertía con mi hermana cuando pescábamos a las orillas del Río Bravo

y nos paseábamos por el desierto.

Sin embargo, si no hubiera sido por la prudencia y arrebato de mi madre,

fuera una más de ellas, de las muertas de Juárez.

No tuviera críos, ni esposo, ni la preñez de estos versos.

II

Las hojas de los naranjos -de todos los tiempos- murmuran reclamos

de princesas sacrificadas por grandes sátiros,.

En cada reclamo se ahoga una voz aguda,

en cada suspiro un padre sediento clama venganza

al animal-perverso

que asaltó la comisura de 500 clítoris ajenos

y merece ser decapitado.

Hoy mi voz quiere una plegaria para el murmullo de los naranjos,

para las encarnadas voces que proclaman libertad

la sociedad pierde sensibilidad a la vida.

Mentira, no hay poemas de amor, concientizadores o ecológicos que reanuden un concierto de amor y paz.

Ni existen poemas con fórmula mágica

para encontrar a la persona amada.

No existe tormento que se prolongue

ni amigo que resista indiferencia.

Hay días que esas voces tocan mi sueño

y entre tres y tres y media,

una inquietud oprime mi garganta sin sosiego,

inquieta imagino una súplica, atroz oscuridad,

hambre, sangre, miedo

y reanudo un rezo.

Las voces de las muertas deambulan en barrancos, basureros,

en fábricas y el desierto,

casas de suburbios de esta ciudad-infierno.

y en la agonía incesante de estos versos.

Sangre que bombea lento, palpitar de última cita,

el orgasmo maldito, perversos deseos,

cuencas vacías y una Violeta perdida en valle ajeno.

III

En 1993 un manto oscuro cubrió a Ciudad Juárez

Atmósfera de frontera turbia, el ángel de la muerte

pintó en su territorio una enorme cruz de ceniza.

Un silencio atroz enconó la herida,

y la perforó tímida entre su gente.

Frontera púrpura, angustia de padres que desde el 93,

brota de la Madre Tierra.

Maquiladoras que succionan la sangre de obreras

marginadas y destinadas al olvido.

Ciudad Juárez con sus miles de migrantes, violencia patriarcal,

desigualdad y negligencia del su Gobierno Federal.

IV

Cobarde el que arrebata la integridad ajena;

mientras unas manos malditas y agresivas arrebatan el aire

a féminas de larga cascada, delgadas y morenas.

Este aire fronterizo que destila olor a muerte, a “lechada”, a nardo y crisantemo.

Las hojas esmeraldas tararean una canción de paz.

Mujeres de cal, albas,

atribuladas de gracia

que portaban el pecado de ser pobres

y extraviaron, el camino a casa.

Hoy la fuerza imbécil de unos perversos

nos arrebató a las 500 bellas

que no cantarán más una canción de cuna

por simple hecho de nacer con el pecado de ser hembras.

Hoy les pondremos un marco de oro

para darles la dignidad que no tuvieron en vida.

Y, que la Justicia Divina tome juicio por su propia mano.

 

***************************

 

Berónica Palacios Rojas (1973, Chapala, Jalisco). Lic. En Letras Hispánicas. Tiene un libro de poemas Corazón por fuera y otro de cuentos Chapala y el beso soñado. Actualmente es Directora de la revista Papalotzi de creación cultural. Papalotzi con beca del PACMYC 2005-2006 y beca 2009-2010. Acuarelas suyas aparecen en Polvo de Luz, tseltal-español, 2006. Directora y Editora. Ediciones Papalotzi con seis títulos hasta la fecha. Docente de la preparatoria N 3 de la Universidad de Guadalajara en lengua y literatura.

One Comment to “Poemas por Ciudad Juárez / Berónica Palacios, Chapala”

  1. Bero,

    Ese don de la palabra que tienes. Siempre me ha gustado tu poesía. Ojalá te veamos más por esta página.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: