La princesa Ameyaxochitl – Itzadrian Gordillo

por Patricia Gomez

Esta autora mexicana que recién comienza a escribir profesionalmente, nos sorprende siempre con una literatura típica, llena de un México que nos transporta a un pasado mágico y pleno de costumbres que ahora sólo logramos tocar en libros de historia o cuentos. Mientras avanzaba en su lectura las imágenes caían frescas en mis manos, me gustó, me llenó y lo comparto feliz con todos Uds.

Espero que disfruten de su lectura tanto como lo hice yo. Es una manera tan mágica de comenzar un año tan especial, donde debe aunarse el alma, la letra y el mensaje.

La Princesa  “ Ameyaxochitl”

En la Comarca Me’ k’inubal, dónde se dan asombrosamente inmensos árboles, manglares grandiosos con perfectas ceibas, cedros y Guanacastes, donde la fragata presume en carmín su romance eterno y batráceas voces inundan los lagos; ahí está ella: dulce y tierna, con ojos de asombro, vívidos de sueños.

La Princesa Ameyaxochitl ha despertado y enjuaga su rostro en subterráneo manantial, peina cuidadosa su cabello y con sandalias aladas va pronta y ligera a recorrer los manglares.

La guardiana del lugar asoma sus ojos al alba y visita afanosa y ágil cada rincón. Trenza y destrenza el mangle con fidelidad, dirige al pelícano, traza surco al zanquilargo que remonta en despedida, custodia los huevecillos de las pintorescas aves y al caimán y al cocodrilo que inadvertido aparece, mima su inflexible cordillera dulcificando sus fauces.

Como de costumbre, la PrincesaAmeyaxochitl deposita suavemente las dulces gotas de rocío en las silvestres flores y abre uno a uno, los pétalos que han recibido el beso de la aurora.

Al concluir su labor imprescindible, se produce en su ser escalofrío, al percatarse que es tenue e imperceptible, la luz del Astro Rey.

-¡Se ha dispuesto todo como siempre, se ha seguido el orden de natura, pero algo ha cambiado ¡el universo!. ¿Acaso Morfeo ha dejado al Sol en cautiverio o mi labor erré y en su molestia, sus rayos han menguado en mi castigo?.

A lo lejos del manglar se libra una gran batalla y es causante absoluto de congoja, que los rayos del sol hayan menguado, que pretenda extinguir su luz preciosa.

El Mar ha aprisionado al Sol y en un gesto decidido resolvió impedir su encuentro conla Luna.Celosase rehúsa a abrir los brazos y lo aprisiona entre sus redes de algas y corales. Desafiante y con bravura el coloso se resiste, más el intento es en vano y con gran pesar ve marchar a su amada.

El Sol está triste y ha dejado que el Mar le impida extender sus brazos para iluminarnos, aunque tiernamente y a lo lejos, las nubes trasminan sus rayos minúsculos y agonizantes.

La Princesa Ameyaxochitl ha pedido al zanquilargo en su partida, lo transporte a la copa de un mangle que luce triste y ha desatado sus trenzas en su desesperación por no encontrar el tibio beso del sol.

-Hermano Mangle, estoy tan confundida como tú. No logro comprender el abandono del Sol. Hasta hoy hemos gozado de su luz, del suave roce de sus rayos y ahora, sin su abrigo, perecerá nuestra comarca.

Mientras tanto, en el firmamento los rayos agónicos del sol, en su esfuerzo por alcanzar a su amada, despuntan de pronto hallando un tibio roce que estremece su núcleo y se produce algo inesperado.

Una descarga tremenda hace que el mar libere al sol de sus ataduras y vuelva los ojos a la tierra para encontrar razón a sus presagios.

 Poco a poco…el mar sonríe. La exaltación de sus aguas son ahora mansas olas y la brutalidad de sus amarras se han convertido en dócil arrecife.

 -¡Que dulce es el amor sobre las olas, pronto la justicia me ha colmado.¡

-¡Selene, nadie turba nuestros sueños el enemigo a hurtadillas se ha esfumado!

El centinela de la prisión de algas y corales, en un descuido dejó escapar un pequeño rayo de sol y en su huída, se topó con la PrincesaAmeyaxochitl.

El inmenso resplandor dela Princesaestremeció al Sol, y el Mar descubre el origen del inquietante sobresalto de su adversario y ríe sereno y satisfecho. Inmediatamente da la orden.

 -¡Liberen al Soooool! –grita imponente.

 En la Comarcade Me’ k’inubal todo es algarabía. Las aguas ríen siguiendo su cauce, las ranas y sapos cantan en coro. El mangle enjuga su llanto entonando: canciones de júbilo, trenzando sus gajos.

 La Princesadel Manglar danza, canta y salta. Sus ojos brillantes descubren paisajes.

 -¡Ha vuelto! ¡Ha vuelto! –con gozo repite- mientras se desplaza por el arcoiris.

 En el Cosmos se pierden retumbos y mil alborotos. Ufanala Luna, hermosa y divina, luce con donaire su bella figura y con garbo se muestra inocente y serena, ajena al idilio de amantes furtivos.

Anuncios

2 comentarios to “La princesa Ameyaxochitl – Itzadrian Gordillo”

  1. Muy lindo, me hizo pensar en los mitos prehispánicos tan ricos en México.

  2. Adhiero al comentario de Reyna…algún resabio de mito en este cuento de palabras simples y hasta dulces, en las que triunfa el amor sobre los celos. Una hemosa forma de volver a la magia de antaño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: