BIBLIOTECA DE GUADALAJARA

por Patricia Gomez

La lectura tiene nueva residencia en Guadalajara

Reyna Hernández Haro

Francisco es guardia de seguridad en la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco “Juan José Arreola” (BPEJ). Cada tarde, después de las 16:00 horas, sube al segundo piso recién alfombrado del edificio para vigilar el ingreso –pues aún se restringe el paso. Esa tarde, sorprendido, nos encontró aún sobre nuestros escritorios trabajando. “Este lugar donde están ustedes es mi lugar favorito para leer; yo no leía mucho, pero ahora, mientras estoy acá tomo un libro y lo leo. El otro día, cuando llegué a casa le comenté a mi hija que había gran cantidad de libros interesantes”.

2011 se convirtió en un año trascendente para Jalisco en materia de letras. El proyecto de la nueva sede para la BPEJ comenzó con bastantes años de anticipación, planos, análisis del lugar, inserción en el macro proyecto de la Universidad de Guadalajara, convocatorias  para el diseño del edificio, campañas de donación de libros, en sí, todo lo que en nuestros días lo convertiría en una realidad.

La Historia se está escribiendo ahora. A partir de mayo  (y quizá un poco antes) se comenzó con el almacenaje de las colecciones; una movilización compleja, ya que la BPEJ además de los acervos contemporáneos, posee la Colección en Lenguas Indígenas reconocida por la UNESCO como parte de la Memoria del Mundo, así como libros incunables y   documentos que datan desde el siglo XVI correspondientes  tanto al Supremo Tribunal de Justicia como al Archivo Histórico de la Real Audiencia en Guadalajara. El altísimo cuidado a estos materiales hizo pensar en una estrategia adecuada para su traslado. Con ahínco se procuró que las nuevas instalaciones tuvieran las condiciones óptimas para ello.

La BPEJ ha tenido varios momentos importantes en su historia (1): el primero su fundación el 24 de julio de 1861 por decreto del Gobernador del Estado, Pedro Ogazón, aunque fue inaugurada el 18 de diciembre de 1874 en la planta alta del Seminario de Guadalajara –hoy Museo Regional–; el segundo momento es  cuando se traslada a  un espacio con mejores condiciones ubicado entre las calles de Hidalgo y Pino Suárez, permaneciendo ahí de 1894 a 1975. En ese mismo año se reubica todo el acervo a la sede de 16 de Septiembre  donde permanecería hasta el año 2011. Cabe anotar que en 2001 se decidió colocar el nombre de “Juan José Arreola” como homenaje al que fuera su director por 10 años.

El edificio actual de la BPEJ supera tres veces la superficie con que contaba antes; lo suficiente para albergar esta memoria del pensamiento humano. Entre las colecciones se encuentran las bibliotecas personales de importantes protagonistas de la historia jalisciense como la Biblioteca Josep M. Murià i Romaní donada por su hijo, el historiador José María Murià Rouret; la Biblioteca de Don Jorge Álvarez del Castillo Zuloaga, fundador de uno de los diarios más importantes del estado, El Infomador; la Colección Enrique Estrada Faudón, médico investigador y poseedor de una de las selecciones más vastas tanto de flora como de fauna mexicanas. A esto, se añaden la Biblioteca Benjamín Franklin, bajo la mirada atenta del consulado americano, y la Biblioteca Paul Rivet, perteneciente a la Embajada francesa.

El edificio espera con ansia recibir nuevamente a los investigadores y lectores asiduos, así como aquellos que por primera vez ingresarán a esta residencia para la lectura. Las salas se están acondicionando, los acervos toman su lugar en las estanterías, los niveles de aire se adecuan a las necesidades de conservación y Francisco, como todo el equipo de seguridad, rondan los pisos para salvaguardar este tesoro que abre mundos desconocidos.

 (1) Como se observa en la página web http://www.bpej.udg.mx

5 comentarios to “BIBLIOTECA DE GUADALAJARA”

  1. Me alegra saber que el olor de un libro y la magia de sus hojas no se deje de lado ante este mundo tecnológico y llenito cada vez mas de recursos electrónicos.

    Nunca olvidaré la maravillosa experiencia de ir a la biblioteca y perderme sin sentir el tiempo entre los libros.

    Tu artículo me ha invitado a visitar la nueva BPEJ iré a perderme y compartir el gusto de hacerlo con el buen Francisco😉

    A leer!

  2. Enhorabuena por Jalisco y por México, Reyna. Sobre todo porque no me cabe la menor duda de que en esa biblioteca hay gran parte de nuestra historia nacional.
    Y gracias por tus comentarios a mis colaboraciones al blog.
    Saludos desde Chiapas.
    Hugo

  3. Romy,

    Gracias por tus comentarios. Es importante tener este tipo de lugares para disfrutar de los momentos de lectura.

  4. Hugo,

    Fíjate que sí hay cosas tan impresionantes. Aún no se abren las puertas, pero ya estamos esperando con ansia.

    • Enhorabuena, Reyna, por ese nuevo avance en la conservación y difusión de las letras en el Estado de Jalisco. Las bibliotecas y la calidad de estas, dan señales inequívocas de la calidad humana y educacional de un pueblo. Por ello, cualquier avance en ese sentido es de apladuir, y compartir con el resto del mundo. Me alegra lo que cuentas….

      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: