Pyogba Chu’we…La señora del Chichonal

por Patricia Gomez

Un exquisito cuento tradicional de Itzadrian Gordillo, escritora Chiapaneca.

Era una anciana como cualquier otra, de aspecto sencillo, cabello platinado y jovial carácter. No obstante su naturaleza franca, la gente del pueblo le había tildado de loca.

Tres días sucesivos visitó sin faltar, las casas del pueblo.

 _¡Una gran fiesta se avecina, están ustedes invitados a la celebración del cumpleaños de mi hija mayor. Un gran banquete, baile, cuetes.!

 Se aparecía a cada poblador en cada rincón del pueblo, por la mañana o por la tarde pero ella se asomaba como de la nada.

 El comentario de la visita de la anciana al correr de los días, se había echo inquietante, -de dónde era aquella mujer nadie la conocía, quién era, de donde venía. La ansiedad llegó a tal punto que algunos pobladores decidieron seguir sus pasos que se desvanecían al llegar a la senda que indicaba la ruta del volcán. Era imposible alcanzarla, cada vez que se trataba, se esfumaba como si fuese un fantasma.

En la última visita de esta dama misteriosa, el tono dulce de su voz se tornó áspero y determinante y al percatarse de la incredulidad de los pobladores, su lenguaje sentenciante sembró la zozobra.

_¡Incrédulos! el convite detonará en angustia; retumbará el sonoro crujir de los tambores, se inflamará la tierra y bailará su centro, y serpenteantes ríos ahogarán comarcas, víboras de fuego escupirán veneno y teñirán la atmósfera de borrascosa bruma. Despertará el coloso de su sueño ancestral.

 Tras tales augurios, los días transcurrieron en completo desasosiego para la gente del pueblo, y el 28 de Marzo de 1982 once de la noche con veintitrés minutos, la tierra se cimbró, el cielo oscureció y una lluvia de ceniza cubrió por completo pueblos enteros: sembradíos de plátano, café, cacao quedaron cubiertos de un polvo grisáceo…el coloso estaba despertando.

 Durante poco más de un siglo los volcanes del sureste mexicano permanecieron en un profundo letargo. Sin embargo, la noche del 28 de marzo, intempestivamente hace erupción “El Chichonal”, volcán que se encuentra enclavado en las inmediaciones de los Municipios de Francisco León, Chapultenango y Ostuacán, al Norte del Estado de Chiapas. La lluvia de ceniza cayó de igual manera en los Estados de Tabasco, Campeche y parte de Oaxaca, Veracruz y Puebla. Fue necesario desalojar a miles de habitantes de la región, mientras que otros cientos se quedaron sepultados. Los aeropuertos se cerraron, al igual que gran parte de los caminos. Las plantaciones de plátano, cacao, café y otros cultivos terminaron destruidas.

Poco a poco la vida ha vuelto a la zona; las montañas que circundan el volcán se han cubierto de vegetación gracias a la gran fertilidad de las cenizas y la fauna característica del lugar ha repoblado la selva. A poca distancia se levantan nuevas comunidades y con ellas la esperanza de que El Chichonal, esta vez, sí duerma para siempre.

 

One Comment to “Pyogba Chu’we…La señora del Chichonal”

  1. Lo maravilloso de los relatos tradicionales es la impresión de oralidad que le circunda. Me gustó mucho.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: