Reflexiones, Puerta Abierta Chile México

por Patricia Gomez

Soy chilena, escribo, trabajo vivo, trato de vivir consciente y profundamente. Consecuentemente, trato de hacer más que de hablar.

Al regresar de México me propuse junto a mis amigas, grandes escritoras, pero por sobre todo, grandes mujeres Socorro Carranco y Clara del Carmen Guillen dar fuerza a este proyecto que junto a Socorro viene caminando en silencio hace bastante tiempo. A medida que el tiempo avanza y con él los días, he pasado por distintos estados, ganas de ser egoístas y dedicarme a “mis” cosas, mis letras, mi particular mundo, sin embargo han ocurrido pequeños milagros que me hacen ir tirándo las costras que están pegadas a mi cuerpo y se genera en mí una nueva energía.

El otro día una joven chiapaneca me preguntó en facebook ¿y por qué Chile?. Le di mis razones, las que creo son de peso y largas de enumerar acá, luego ella me respondió con entusiasmo, ¡que bueno, así podré saber muchas historia de Uds.!, Era uno de los propósitos de esta página, más que abrir la literatura, quería que nos contásemos las visiones de vida de cada pueblo, que nos mostráramos de una manera pura, pero viva. Que nos reconociéramos.

Luego, una noche cualquiera estaba arreglando la página y me di cuenta que de México había “alguien”, no importa quien, era una de las tantas almas que están dando vida a este proyecto trabajando en silencio, robando tiempo a su poco tiempo para poblar esta ventana que rompe las fronteras en el mismo instante que yo, fue una sensación que me rompió los límites, fue una sensación que me robó la flaqueza. Habíamos dos personas de tan distantes limites en un mismo punto por un mismo ideal. Y pensé, ¿qué pasaría si en un momento fuéramos cinco, o diez?

Y por último, hace un par de días una compañera de trabajo, Mireya Díaz, mujer muy atractiva, profesora de Inglés, culta, simpática buena gente…,(*bueno, en el fondo…), en otras palabras una mujer completa, le ha llamado tanto la atención nuestro proyecto que finalmente la he unido a él. En un minuto la vi leyendo tan ensimismada y con los ojos casi vidriosos algo que contenía toda su atención, al acercarme noté que era el cuento de Roberto López, excelente escritor chiapaneco quien nos aporta con su talento. Le dije, “déjale un comentario”, es bueno que la gente sepa que te ha gustado, “no puedo en este momento” me respondió con la voz emocionada, entendí.

Son los matices por los cuales los seres humanos somos tocados, yo, ella, muchos de uds. Todos diversos, pero en resumen, que hacen que cualquier cosa que sea capaz de mover las fronteras, de despegar las palabras del papel, y alguna vez traspasen el tiempo, harán que una obra valga la pena. Para mí, esta ya lo vale.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: