Morir en el golfo, Héctor Aguilar Camín

por gatopardo

Por Miguel de Loyola

Un periodista de carrera prominente se reencuentra con un amigo del pasado, Francisco Rojano Gutiérrez, quien aspira a cargos políticos de importancia dentro del gobierno mexicano. El periodista, quien es el narrador y uno de los protagonistas de la historia, ha estado desde joven enamorado de Anabela Guillaumin, mujer de Rojano. A través de este nexo, el hábil y astuto político Rojano, conseguirá la complicidad del amigo de preparatorias y universidad, para ascender en su carrera política, usando además una estratagema que hará posible ante los ojos del periodista absoluta credibilidad en los hechos relatados por su amigo Rojano.

Un supuesto complot por parte de los petroleros, liderado por el cacique y caudillo, Lázaro Pizarro, para apropiarse de las tierras de Chicontepec. Rojano, con la intervención de su amigo, conseguirá la alcaldía de dicha región del golfo de México, la riqueza, pero también la muerte. Probando, además, y quizá sea ese uno de los intereses de fondo de Aguilar Camín, la importancia y el poder de la prensa en medio de nuestra sociedad.

Así, pulsando la cuerda del interés amoroso del periodista por Anabela, la obra nos introduce poco a poco en el complicado mundo de la mafia petrolera mexicana PEMEX, manejada por caciques dispuestos a hacer el bien a su pueblo, pero que no titubean en matar cuando sus intereses están en juego. Tal  es el caso de Lacho Pizarro, avecindado en Poza Rica, y de cuyos hilos penden las vidas de los habitantes de la región petrolera del golfo de México.

Llama la atención en la novela, la distancia del narrador con los hechos narrados, a pesar de ser un narrador protagonista y en primera persona que forma parte de la diégesis. Esta distancia notable con los hechos descritos, lo hace imparcial y lo saca de la órbita periodística propiamente tal, transformándola en una novela  con características de alegoría, donde en ningún momento se ven traicionados los intereses del autor, sino realzada de verosimilitud. Se trata casi de una cámara  que muestra desde adentro para que el lector juzgue desde fuera. El único nombre propio que conocemos del periodista narrador, es el apodo de “Negro”. Así lo nombran tanto Rojano como Anabela. Detalle que constituye un rasgo más para acentuar la distancia impuesta por el narrador.

El interés de la novela, como ya dije, está centrado en principio en la relación amorosa que comienza a gestarse entre el periodista y Anabela, a “espaldas” de Rojano. Pero más adelante comprenderemos, o bien quedaremos en la duda, si esta formó parte también de los planes del propio Rojano. Lo que si parece quedar en claro, es que Anabela por sí sola estaba lejos de buscar esa conquista para sí. Anabela, que ante la mirada del narrador periodista, se nos presenta como una mujer muy atractiva y sensual, de piernas largas, talle esbelto y ojos color mar, captura  el interés inmediato del lector, que se deja arrastrar por su belleza y por la historia misteriosa de sus intrigas. 

Héctor Aguilar Camin acota en esta novela las características propias del pueblo mexicano, su matones representados por los custodios de los grupos de poder, el pueblo corriente que acude a solicitar favores del cacique Lázaro Pizarro, los intelectuales, representados por el propio narrador y sus amigos del mismo ambiente, y los políticos que, como Rojano se mueven en busca de la riqueza, la fama y el poder. También la novela da cuenta del silencioso accionar de los servicios de seguridad de Gobernación, capaces de mantener  el “orden” y la “paz” a costa de la guerra solapada que vive el país motivada por los intereses de los poderosos. En este sentido, la novela me parece una alegoría perfecta para denunciar los males que afectan no sólo a México, sino al mundo y que sólo mediante una PRENSA LIBRE, es posible la denuncia.

Solo falta decir que la novela avanza temporalmente desde el año 68 hasta el 80, sin perder la cronología de los hechos que narra y denuncia. Abarcando una década en que comienza a levantarse el pueblo mexicano en busca de una nueva revolución.

Miguel de Loyola – Santiago de Chile  – 26/12/02

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: